Evitemos que el aire nos enferme, vamos hacia el transporte eléctrico

Bogotá, 19 de febrero del 2019.

Luego de un estudio pormenorizado sobre la calidad del aire con la información oficial del gobierno distrital, Antonio Navarro Wolff, aspirante a la Alcaldía de Bogotá por el partido Alianza Verde, considera necesario solucionar los conflictos que generan el transporte de carga pesada y transporte público que tienen una alta participación en la emergencia ambiental por contaminación del aire.

Frente al transporte de carga, que representa el 43% del material particulado en Bogotá, Navarro Wolff busca implementar un proceso de concertación para la renovación del parque automotor y hacer un mayor control técnico mecánico con monitoreo en vía y operativos de inmovilización de vehículos que no cumplan con las normas. En Bogotá hay matriculados cerca del 22 mil vehículos y existe otro número importante que aunque no están matriculados en la Bogotá, su centro de operaciones es la ciudad.

Por otro lado, para el Sistema Integrado de Transporte resulta necesario implementar procesos de migración a tecnologías limpias, que permita la renovación del parque automotor. En Bogotá circulan hoy 14 mil vehículos, que representa en cifras oficiales el 13.6% de las emisiones de material particulado y que produce una alta concentración de este material incluso al interior de estos vehículos.

Otra de las propuestas es fortalecer la Red de Medición de Calidad de Aire con mayor control y vigilancia en gases y partículas, independizar su manejo de la Secretaría de Ambiente, para darle mayor credibilidad y hacer mediciones de partículas que hoy no se toman en cuenta, pero que pesan en la salud de los habitantes.

Las consecuencias de la mala calidad del aire en pacientes con enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares, diabéticos, mujeres en gestación o personas en tratamiento con las defensas bajas, así como los menores de 5 años y los mayores de 60 años, son los mas afectados cuando se declara una alerta naranja por contaminación.

Es por esto que la calidad del aire es un asunto estructural de la política pública que debemos considerar desde todos los frentes. Movilidad, Ambiente y Salud principalmente, están llamados a generar sinergias y coordinar acciones para garantizar la mejora de este problema de salud pública, y enfrentar una emergencia ambiental, como la que hoy vive Bogotá.

Mayores Informes: 320 3496918