¿Transmilenio por la Séptima?

El alcalde Peñalosa afirma una vez mas algo que parece una broma. Dice que con la construcción de ese sistema de buses por la carrera séptima, los ricos van a usar Transmilenio. Estoy convencido que lo cree a pie juntillas, pues se lo he oído decir hace varios años. Pero por supuesto es un chiste flojo.

La pregunta que vale la pena responder es: ¿Es indispensable el TM por la séptima?

Está mas que demostrado que la mayor cantidad de pasajeros de Bogotá se mueven desde el sur occidente y el noroccidente hacia el borde oriental en las mañanas y retornan hacia sus casas en Engativá, Suba, Kennedy y Bosa en la tarde. El borde oriental es entonces muy importante, claro está.

Pero la movilidad a lo largo de ese borde oriental, ¿qué tanta importancia tiene? Porque el TM por la séptima es para mover pasajeros exclusivamente en la parte centro y norte de ese borde oriental.

Veamos varios asuntos al respecto. El primero es: ¿por qué la obsesión del alcalde Peñalosa por la movilidad en ese borde pegado a los cerros?. ¿Quiere acaso garantizar mejor movilidad a la zona del Codito y Verbenal en el norte de Usaquén? Hay bastante mas que eso.

Existe un proyecto grande de expansión urbana que se llama Lagos de Torca, ubicado entre las calles 190 y 245 y el borde de los cerros hasta la Autopista Norte. Ese proyecto está cerca de tener aprobados los planes parciales que permitirán pronto empezar la construcción de 128.000 apartamentos que en 10 años ubicarán en esa zona mas de 380.000 habitantes nuevos, una parte importante de los cuales van a necesitar transporte público masivo.

Por otro lado, si la CAR aprueba la propuesta del alcalde de modificar la reserva Van der Hammen, el norte de la ciudad al occidente de la Autopista, va a tener en unos años 1 millón de personas adicionales viviendo y requiriendo transporte.

El reto es formidable. La ciudad debe prepararse para lo que viene, Lagos de Torca, y lo que puede venir, la urbanización de la Van der Hammen (aclaro que no estoy en absoluto de acuerdo con lo de la Van der Hammen, pero podría suceder).

Y entonces ¿ese reto hace indispensable el TM por la séptima?. Mi respuesta es NO. Hay mejores alternativas.

Para el tramo entre la calle 34 y la calle 100, la mejor opción es el Metro. Y mucho mejor si es subterráneo y por las carreras 13 y 11. Ya tiene diseños.

De la calle 100 hacia el norte, hay que construir mas Metro, ese si puede ser elevado por el ancho suficiente de la Autopista Norte, hasta Guaymaral. Un Metro robusto, que pueda transportar 80.000 pasajeros hora sentido.

Pero hay un sistema complementario que puede usarse. El tren de cercanías o RegioTram usando la vía férrea que ya existe por la carrera 9. Ese sistema de tren eléctrico podría ir hasta Cajicá y puede transportar otros 20.000 pasajeros hora sentido. Y si hiciera falta más, prolongar el actual TM por la Autopista Norte hasta el límite de la ciudad.

Con esos tres sistemas de transporte masivo estaríamos con capacidad de transportar hasta 140.000 pasajeros hora sentido en el norte y nororiente de Bogotá. Y para el noroccidente en Suba y Engativá, se requeriría una segunda línea de Metro, luce suficiente. ¿Para qué entonces el TM por la séptima?

Mas que buscar que los ricos tengan que usar TM como lo dice el alcalde, lo que de verdad se necesita es un mejor sistema de transporte público para que los bogotanos de clase media dejen de bajarse del transporte masivo y se suban a las motocicletas. Es lo que está sucediendo con un sistema de buses que hace rato le quedó chiquito a nuestra capital. Ese es el verdadero reto.

Antonio Navarro Wolff